Reseña de Francisco Quesada en Flati